Los Mx-5 del equipo CJ Wilson Racing

Ahora que tenemos fresco el circuito de Sebring vamos a ver a Stevan McAleer adelantar 15 coches en una sola vuelta en la carrera del Continental Tire Series celebrada en ese circuito. Esto nos servirá como introducción para los Mx-5 del equipo CJ Wilson Racing.

Stevan tenía la vuelta rápida en clasificaciones pero por un problema durante las comprobaciones previas a la salida, tuvo que iniciar la carrera en última posición. En el video podremos ver como en un tráfico denso parecido a la hora punta en una ciudad grande Stevan se abre hueco entre todos y sube posiciones rápidamente. ¡Él y su compañero de equipo terminaron segundos en esa carrera!

Se trata de un equipo basado en Austin, Texas, creado y dirigido por CJ Wilson, pitcher de Los Angeles Anaheim Angels, un equipo de baseball americano. Corren en los campeonatos Continental Tire Series y en la Playboy Mx-5 cup.

No existen detalles exactos sobre que preparación ha hecho el equipo para correr el campeonato Continental, pero si sabemos que se trata de un V8 de competición que se cala por debajo de las 4.000 rpm. La distribución de pesos es cercana al 50/50 y lleva todo tipo de lujos en la suspensión y gestión del motor. Su motor no es el más potente del campeonato pero el coche fue diseñado para pesar poco y así frenar tarde y tener un paso de curva más rápido que el de sus rivales. Según el ingeniero detrás del coche en tráfico denso están en desventaja y cuando están solos en carrera pueden marcar una gran diferencia. Uno de los probadores del coche comenta que en cada curva que entra piensa “demasiado rápido…” pero el coche siempre pasa bien.

Sin embargo, viendo el video de Steven no estamos seguros de que realmente estén en desventaja en trafico denso…

El equipo usa un segundo Mx-5 para correr en el campeonato Playboy. En este caso se trata de un Mx-5 comprado de segunda mano al que le han colocado un motor lexus V8 de 4 litros y 32 válvulas. El motor nunca fué vendido con transmisión manual con lo que el equipo tuvo que adaptarle una caja de cambios de toyota supra. Una compañia autraliana es la encargada de fabricar el kit de embrague que une las dos cosas. Tras la caja de cambios los componentes de transmisión (cardan, eje, diferencial…) provienen de un RX-7 turbo.

Para terminar esta entrada os dejamos con un video en la que el periodista del motor Matt Farah prueba los dos coches. Desafortunadamente ese día llovía y la temperatura era cercana a los cero grados y no pudo exprimir el Mx-5 del continental series.